Spot On: Legión 11

5, 4, 3, 2...

Penúltimo número, de longitud triple, precisamente para que la entrega final pueda acoger sin problemas tanto la conclusión de la serie propiamente dicha como el epílogo, en ese X-Men #300 USA que se nos quedó colgado en su momento por venir derivado de este segundo volumen de X-Men Legacy y que ahora por fin veremos en castellano. Mientras nos preparamos para ello, comentemos algunos detalles de lo que hemos visto en las páginas previas.

BAILA HASTA EL FIN DEL MUNDO No sabemos si Ruth y David tienen puesta la música de Leonard Cohen, con su “Dance Me To The End Of Love”, o alguien está pensando en los versos de Joaquín Sabina, cuando decía aquello de “que el fin del mundo te pille bailando”, en su “Noche de bodas”. Bueno, vale: la primera opción es la más probable, dado que se trata de un guionista anglosajón, pero nos hacía gracia pensar en la segunda, y el tema de nuestro gran trovador tampoco hubiera quedado mal para la escena, ¿verdad?

Y AHORA, TODOS JUNTOS La espectacular batalla que nos hemos encontrado en este número no ha sido la tónica habitual durante la serie protagonizada por Legión. Sí, ha habido acción, como no puede dejar de hacerse en un cómic de superhéroes, pero la carga ha estado sobre el relato psicológico... hasta que el espíritu malvado de Xavier ha cobrado forma y la ha liado parda. El choque de los mutantes contra su enemigo viene a ser una buena muestra de la configuración de la franquicia a comienzos de 2014. con La Patrulla-X todavía dividida en dos bandos irreconciliables, el de Lobezno y el de Cíclope, pero capaces de trabajar juntos cuando una circunstancia extrema, como la que nos ocupa, así lo exigiera... pero es que además también tenemos a Los Vengadores en danza, aunque sólo sea por unas pocas páginas. Pese a todo, es David Haller, con ayuda de Vendas, quien libra el duelo final. 

DESPEDIDA A UN DIBUJANTE DE REEMPLAZOCon este número, despedimos a Khoi Pham, uno de los artistas elegidos por el editor Daniel Ketchum para servir como reemplazo al fijo Tan Eng Huat. Sobre el destino de éste, y de Simon Spurrier, ya hablaremos el mes que viene, pero ésta es la única oportunidad que tendremos de decir adiós a Pham. Autor malayo nacido en 1974, pasó por varios títulos de DC Comics, como Doom Patrol, The Authority y JLA, antes de recalar en Marvel hacia mitad de la primera década de este siglo. Allí se inició con la miniserie Silver Surfer: In Thy Name, que pasó relativamente inadvertida por los lectores, pero no así por el estamento editorial del Bullpen.  Dibujó unos cuantos números de la serie de culto que protagonizara Hércules en aquel entonces, antes de recibir un encargo de altos vuelos, la realización de The Mighty Avengers junto a Dan Slott, en el periodo que se abrió tras “Civil War” y que se dio en conocer como “La Iniciativa”. Corría 2009, y Marvel señaló a Pham como una de las más prometedoras figuras del cómic de superhéroes, al integrarlo en lo que se dio en llamar los Young Guns. Allí también estaban Daniel Acuña, Stefano Caselli, Mike Choi, Marko Djurdkevic y Rafa Sandoval. No estuvo mal la apuesta, porque la mayoría de ellos acabaría alcanzando la categoría de estrella... no así Pham, que nunca logró superar las inconsistencias de su estilo, pese a los evidentes esfuerzos que hizo al respecto. Tras terminar su aventura vengadora con Slott, no acabó de encontrar encargos de envergadura dentro de Marvel, de manera que estuvo cubriendo huecos aquí y allá durante una larga temporada. Recientemente, empezó una nueva etapa de su vida, cuando regresó a DC Comics. Ahora lo podemos encontrar dibujando Teen Titans y, la verdad, lo que está haciendo en esa colección no está nada mal. Desde aquí, sólo podemos desearle la mayor de las suertes.

Legión 11 X-MEN LEGIÓN V1 11

Fecha de lanzamiento: 02/11/2017

€ 5,00
€ 4,75